Consejos para estudiar más rápido y mejor

Categoría: Noticias por el December 1, 2016

Pile of books and apples on white

¿Se va acercando la época de exámenes y no sabes cómo lo vas a hacer? ¿Se te han juntado algunas cosillas y no ves el momento de empezar a estudiar? Todos hemos pasado por esto. Estrés, agobios, falta de tiempo, entregas, mal humor… Tranquilo, que no cunda el pánico.

En época de exámenes es normal que a todos nos entre el agobio al principio y nos veamos con miles de cosas sin saber por dónde empezar. Para que te cunda más el estudio y no te pille el toro aquí te dejamos las claves y consejos para estudiar más y más rápido.

Concentración

En primer lugar, es imprescindible estar concentrado. Esto es, centrar toda tu atención en lo que vas a hacer. Aleja las posibles tentaciones como el móvil, las redes sociales, el ordenador, etc. Céntrate única y exclusivamente en la lectura.

Solo de este modo podrás seguir bien el hilo y enterarte de la materia. Si estás constantemente distraído o interrumpiendo la lectura no conseguirás tener la idea global del texto. Por eso si no estás concentrado es mejor que pares cinco minutos, airees las ideas y vuelvas más tarde.

Lectura comprensiva

Para lograr que tu estudio sea productivo es fundamental que hagas al principio una buena lectura comprensiva. Es decir, leer con atención lo que luego tienes que estudiar comprendiendo el tema de forma general.

Hay que tener en cuenta a qué tipo de texto nos estamos enfrentando. No es lo mismo leer una revista, que un libro de ficción, que un libro de física cuántica. El grado de comprensión en uno y otro caso tendrá que adaptarse.

El problema de muchos estudiantes es precisamente que les falla este paso. No han desarrollado una buena lectura comprensiva. Sin embargo, no hay nada que no tenga solución. Pon toda tu atención en el texto y cuando hayas terminado trata de explicar lo que has leído con tus propias palabras. Portrait of clever students preparing lessons in college libraryPara ayudarte puedes contárselo a algún amigo o familiar.

Velocidad

A la hora de estudiar es importante que te marques unos tiempos. Si te quedas atascado en algún punto es mejor pasar al siguiente y luego más tarde volver a aquellos aspectos más complicados.

Por ello hay que aprender también a leer a una velocidad adecuada y a la hora del estudio ser capaces de leer más rápido. La mente se entrena, de este modo, cuando empecemos a leer rápido notaremos como al principio entendemos menos pero poco a poco nuestro nivel de comprensión mejora.

También iremos más deprisa si leemos para nosotros. Leer en voz alta reduce la capacidad de lectura a unas 250 palabras por minuto. Para no perdernos podemos seguir algo que nos ayude, una guía como un boli o el dedo e intentar volver a releer lo mismo. También te ayudará a leer más rápido si te alejas un poco el papel para aumentar tu campo de visión.

Repetición

Repetir, repetir y repetir. Si no ponemos en práctica lo que hemos estudiado seguramente se nos olvide más de la mitad en la primera hora. Para que esto no ocurra y retengas los conocimientos puedes utilizar distintos métodos:

  • Hazte apuntes: plasma lo que has estudiado en un papel. Escríbelo organizado y limpio. Te servirá para repasar, aclarar los puntos que se te resistan y ver dónde tienes que hacer más hincapié. Además así podrás repasar más fácilmente y consultarlos siempre que los necesites.
  • Hacer esquemas y mapas mentales: geniales para los que tengan que ordenar ideas y tengan memoria fotográfica. Si haces un buen esquema con un solo vistazo podrás saber cómo están estructurados los conceptos.
  • Cuéntaselo a alguien: enséñale lo que has aprendido a otra persona y verás en qué andas más flojo y fijarás conceptos.

Sobre el autor ()

Comments are closed.